…Y todo empezó por una película en la que Keira Knightley compartía protagonismo con la ciudad de Nueva York…

Pues así es, el deseo de Judith por conocer Nueva York se despertó después de ver la peli Begin Again y no paró hasta conseguirlo.

Hoy nos cuenta su viaje a la ciudad de la pasada primavera. Era su primera vez y lo preparó a conciencia, hasta el más mínimo detalle.

Y así nos lo cuenta hoy también, al detalle. Narrando qué visitaron cada día (viajaba con su marido), qué comieron, como se sintieron… de la manera que sólo una persona que ha estado en la Nueva York y que ha sido tocada para siempre por su magia lo puede hacer.

Estoy segura de que os va a servir de ayuda para preparar vuestro viaje y además os encantará cómo lo cuenta, ya lo veréis.

Antes de que se me olvide, recordaros que la juguetería FAO de la que Judith habla en su relato fue cerrada hace un tiempito… así que tendréis que esperar a su reapertura en una nueva ubicación 🙁

Y por último, antes de callarme yo y dar paso a Judith, quería agradecerle de todo corazón a esta simpática mexicana que se pusiera en contacto conmigo y me mandara este regalo para compartir con vosotros. Ha sido muy paciente conmigo porque últimamente no he tenido mucho tiempo para dedicarle al blog y le he hecho esperar un montón antes de publicarlo (sorry again).

Aquí va:

“Hola Nuria!

Quiero hacer este ejercicio de relatar mi experiencia en Nueva York con dos objetivos:

  • Primero, plasmar el viaje para demostrarme que no fue un sueño, FUE REAL, FUE REAL!!!
  • Y segundo, para poner mi granito de arena en agradecimiento a ti y a tu blog que fueron de GRAN ayuda, gracias Nuria!

Bueno pues a comenzar, quiero decir tantas cosas! Los detalles, los colores, los olores, los sonidos, el frío, el calor, las sensaciones… no sé ni por dónde.

Ok, ok, comenzaré confesando que nunca fue mi “hit en la vida” visitar Nueva York, digo, me parecía un lugar muy lindo pero no me daba ninguna ansiedad, hasta que… vi la película Begin Again con Keira Knightley y Mark Ruffalo, más que la historia, me encantaron todos los lugares donde grabaron sus canciones, ahí fue cuando dije: “Tengo que ir a Nueva York” Y así empezó la aventura.

Aventura porque mi esposo y yo ni siquiera teníamos pasaporte, mucho menos visa (los mexicanos requerimos visa para poder viajar a Estados Unidos) así que empezamos todos los trámites y al mismo tiempo yo buscaba información sobre Nueva York, y encontré tu blog, el cual me bebí de principio a fin no sólo una, sino varias veces!!! Mi marido sólo me seguía la corriente, creo que en realidad no pensaba que de verdad iba a suceder. Me dediqué a investigar sobre hospedaje, vuelos, fechas, lugares para visitar, costos de entradas, etc.

Lo primero que adquirimos fueron los boletos de avión, que, al comprarlos con antelación en diciembre para el mes de mayo, conseguimos a muy buen precio y escogí mayo porque leí que ya no hace tanto frío y el calorcito apenas comienza.

De ahí a conseguir el hospedaje que, vaya que es caro!!! Había opciones más económicas en Queens o incluso New Jersey pero al ser nuestra primera visita, yo no quería desperdiciar demasiado tiempo en los trayectos (aunque el transporte es muy eficiente, queríamos aprovechar hasta los 20 minutos que pudiéramos); encontré un hotel en Chinatown, fue de lo más económico que encontré en Manhattan, exceptuando los hostales claro.

Debo decir que el Hotel 91 es muy bueno, en la recepción son amables pero ninguna de las personas que nos atendió hablaba español; aunque está cerca del metro elevado, el ruido no se escucha tanto, pero tal vez a personas muy sensibles a los ruidos sí les pueda parecer intolerable, total que con el cansancio que traíamos cada noche, caíamos rendidos y ni un león gruñendo a nuestro lado nos habría podido despertar.

Lo bueno del hotel: a dos cuadras del metro East Broadway de la línea F, muy muy limpio, la cama muy cómoda y las toallas, almohadas, y sábanas de buena calidad, el baño bastante bien, parecía todo recién remodelado, las ventanas dobles para aislar el ruido de la calle.

Lo malo del hotel: el olor del barrio Chino es desagradable y por las noches puede ser escalofriante caminar esas dos cuadras desde metro hasta la puerta del hotel, aunque en realidad nunca nos sucedió nada y todas las noches regresábamos bastante entrada la noche. En la recepción del hotel nos dijeron que era seguro caminar de noche por ahí, en fin, tal vez sólo era la sensación.

Una vez teniendo el transporte y el hospedaje me dediqué a elaborar un programa para la visita, cual maniática del control, organicé cada día para aprovechar el tiempo al máximo y orgullosamente debo decir que lo llevamos a cabo, yo diría en un 95% (Qué tal eh?) y fue más o menos así:

Día Uno: Por la mañana tomamos un tour por Manhattan que contratamos con We Plann (la página de We Plann me gustó porque es en español, ofrece tours también en español y el pago lo refiere en pesos mexicanos, en nuestro caso).

Vimos los puntos más importantes a bordo de una vagoneta y tuvimos una perspectiva de la ciudad en general, acompañada de datos interesantes que el guía nos iba dando. Al terminar el tour alrededor de las 2:30 pm, fuimos al Chelsea Market, la idea era comer ahí pero como durante el tour habíamos hecho una parada en Eataly y comimos un delicioso baguette, no llevábamos hambre; saliendo de Chelsea Market nos subimos al High Line y lo recorrimos disfrutando de las magníficas vistas.

Después de ahí compramos la Metro

…Y todo empezó por una película en la que Keira Knightley compartía protagonismo con la ciudad de Nueva York…

Pues así es, el deseo de Judith por conocer Nueva York se despertó después de ver la peli Begin Again y no paró hasta conseguirlo.

Hoy nos cuenta su viaje a la ciudad de la pasada primavera. Era su primera vez y lo preparó a conciencia, hasta el más mínimo detalle.

Y así nos lo cuenta hoy también, al detalle. Narrando qué visitaron cada día (viajaba con su marido), qué comieron, como se sintieron… de la manera que sólo una persona que ha estado en la Nueva York y que ha sido tocada para siempre por su magia lo puede hacer.

Estoy segura de que os va a servir de ayuda para preparar vuestro viaje y además os encantará cómo lo cuenta, ya lo veréis.

Antes de que se me olvide, recordaros que la juguetería FAO de la que Judith habla en su relato fue cerrada hace un tiempito… así que tendréis que esperar a su reapertura en una nueva ubicación 🙁

Y por último, antes de callarme yo y dar paso a Judith, quería agradecerle de todo corazón a esta simpática mexicana que se pusiera en contacto conmigo y me mandara este regalo para compartir con vosotros. Ha sido muy paciente conmigo porque últimamente no he tenido mucho tiempo para dedicarle al blog y le he hecho esperar un montón antes de publicarlo (sorry again).

Aquí va:

“Hola Nuria!

Quiero hacer este ejercicio de relatar mi experiencia en Nueva York con dos objetivos:

  • Primero, plasmar el viaje para demostrarme que no fue un sueño, FUE REAL, FUE REAL!!!
  • Y segundo, para poner mi granito de arena en agradecimiento a ti y a tu blog que fueron de GRAN ayuda, gracias Nuria!

Bueno pues a comenzar, quiero decir tantas cosas! Los detalles, los colores, los olores, los sonidos, el frío, el calor, las sensaciones… no sé ni por dónde.

Ok, ok, comenzaré confesando que nunca fue mi “hit en la vida” visitar Nueva York, digo, me parecía un lugar muy lindo pero no me daba ninguna ansiedad, hasta que… vi la película Begin Again con Keira Knightley y Mark Ruffalo, más que la historia, me encantaron todos los lugares donde grabaron sus canciones, ahí fue cuando dije: “Tengo que ir a Nueva York” Y así empezó la aventura.

Aventura porque mi esposo y yo ni siquiera teníamos pasaporte, mucho menos visa (los mexicanos requerimos visa para poder viajar a Estados Unidos) así que empezamos todos los trámites y al mismo tiempo yo buscaba información sobre Nueva York, y encontré tu blog, el cual me bebí de principio a fin no sólo una, sino varias veces!!! Mi marido sólo me seguía la corriente, creo que en realidad no pensaba que de verdad iba a suceder. Me dediqué a investigar sobre hospedaje, vuelos, fechas, lugares para visitar, costos de entradas, etc.

Lo primero que adquirimos fueron los boletos de avión, que, al comprarlos con antelación en diciembre para el mes de mayo, conseguimos a muy buen precio y escogí mayo porque leí que ya no hace tanto frío y el calorcito apenas comienza.

De ahí a conseguir el hospedaje que, vaya que es caro!!! Había opciones más económicas en Queens o incluso New Jersey pero al ser nuestra primera visita, yo no quería desperdiciar demasiado tiempo en los trayectos (aunque el transporte es muy eficiente, queríamos aprovechar hasta los 20 minutos que pudiéramos); encontré un hotel en Chinatown, fue de lo más económico que encontré en Manhattan, exceptuando los hostales claro.

Debo decir que el Hotel 91 es muy bueno, en la recepción son amables pero ninguna de las personas que nos atendió hablaba español; aunque está cerca del metro elevado, el ruido no se escucha tanto, pero tal vez a personas muy sensibles a los ruidos sí les pueda parecer intolerable, total que con el cansancio que traíamos cada noche, caíamos rendidos y ni un león gruñendo a nuestro lado nos habría podido despertar.

Lo bueno del hotel: a dos cuadras del metro East Broadway de la línea F, muy muy limpio, la cama muy cómoda y las toallas, almohadas, y sábanas de buena calidad, el baño bastante bien, parecía todo recién remodelado, las ventanas dobles para aislar el ruido de la calle.

Lo malo del hotel: el olor del barrio Chino es desagradable y por las noches puede ser escalofriante caminar esas dos cuadras desde metro hasta la puerta del hotel, aunque en realidad nunca nos sucedió nada y todas las noches regresábamos bastante entrada la noche. En la recepción del hotel nos dijeron que era seguro caminar de noche por ahí, en fin, tal vez sólo era la sensación.

Una vez teniendo el transporte y el hospedaje me dediqué a elaborar un programa para la visita, cual maniática del control, organicé cada día para aprovechar el tiempo al máximo y orgullosamente debo decir que lo llevamos a cabo, yo diría en un 95% (Qué tal eh?) y fue más o menos así:

Día Uno: Por la mañana tomamos un tour por Manhattan que contratamos con We Plann (la página de We Plann me gustó porque es en español, ofrece tours también en español y el pago lo refiere en pesos mexicanos, en nuestro caso).

Vimos los puntos más importantes a bordo de una vagoneta y tuvimos una perspectiva de la ciudad en general, acompañada de datos interesantes que el guía nos iba dando. Al terminar el tour alrededor de las 2:30 pm, fuimos al Chelsea Market, la idea era comer ahí pero como durante el tour habíamos hecho una parada en Eataly y comimos un delicioso baguette, no llevábamos hambre; saliendo de Chelsea Market nos subimos al High Line y lo recorrimos disfrutando de las magníficas vistas.

Después de ahí compramos la MetroCard para viajes ilimitados por 7 días (fue una de las mejores compras pues le dimos un uso bárbaro!) y nos dirigimos hacia el Teatro Apollo en Harlem, como era miércoles ya habíamos comprado con antelación entradas para el espectáculo de la Noche Amateur, la cual es legendaria pues es una competencia de talentos y el público es el que decide al ganador, es muy divertido, sobretodo porque se ve a las señoras afroamericanas bailando muy a su estilo, el DJ poniendo el ambiente y las ocurrencias del anfitrión. De este concurso salieron talentos como Jimi Hendrix, Los Jackson 5, Ella Fitzgerald, Aretha Franklin, James Brown, Stevie Wonder, Mariah Carey y un largo etc.

Día Dos: Tomamos un segundo tour con We Plann, esta vez el de los contrastes de Nueva York, igualmente a bordo de una vagoneta paseamos por el Bronx, Queens y Brooklyn, pasamos por el barrio griego de Astoria, Williamsburg y al terminar el tour pasamos a comer una pizza en Grimaldi’s.

Después de ahí regresamos caminando por el puente de Brooklyn, con paso lento, disfrutando la vista y tomando muchas fotografías, al bajar del puente del lado de Manhattan vimos un espectáculo callejero de un grupo de impresionantes afroamericanos bailando breakdance y haciendo saltos increíbles.

Puente de Brooklyn

De ahí fuimos al Washington Square Park, descansamos un poco y contemplamos la vida cotidiana de los universitarios y muchas mamás con sus niños en el parque, igual los perros con su espacio destinado sólo a ellos, de ahí nos fuimos a la zona del Meatpacking para tomar el barco de Circle Line Sightseeing (La primera de las atracciones de nuestra cuponera New York City Pass) y tuvimos la oportunidad de disfrutar vistas maravillosas del skyline y de la estatua de la Libertad, al atardecer. Al terminar caminamos hacia Times Square.

Día Tres: Salimos temprano del hotel hacia el Empire State Building, las vistas uff!! Después de ahí nos dirigimos hacia la Grand Central Terminal, maravillosa! Ya habíamos bajado la aplicación para escuchar la audioguía en español y recorrimos los lugares ahí señalados, también fue lindo ver el ir y venir de la gente en sus rutinas cotidianas mezclados con los turistas como nosotros embobados viendo el techo, las ventanas, las arañas colgantes, el reloj, etc.

Ahí aprovechamos para desayunar, hay mucha oferta de alimentos. Salimos hacia la New York Library, otro edificio hermoso, ahí pedimos una audioguía gratuita en español e igualmente la recorrimos escuchando las explicaciones de las salas, vimos a los peluches originales que inspiraron la historia de Winnie The Pooh!

Al salir descansamos un poco mientras disfrutábamos el clima y las vistas en el Bryant Park. Para estas horas ya no aguantábamos los pies de tanto caminar, queríamos seguir pero nuestros pies ya no daban para más, así que vi frustrada mi intención de hacer la segunda subida al Empire State al anochecer y no tuvimos más remedio que regresar al hotel para descansar, esto me hizo sentir muy frustrada pues yo quería aprovechar al máximo pero el cuerpo nos lanzaba otra señal y era que ya no podía más, en ese momento comprendí lo que la gente que ya había ido a Nueva York decía: “Vas a caminar mucho, mucho” Y sí, es en serio!!!!

Día Cuatro: Día de museos, salimos temprano y nos dirigimos hacia el Metropolitan Museum of Art, mi sueño era ver el Templo de Dendur, llegamos antes de que abrieran a eso de las 9:30 am y éramos los terceros de la fila, mientras esperábamos le explicaba el plan a mi marido cual jugada de fútbol americano, el objetivo era entrar a toda velocidad y encontrar el Templo de Dendur, quería mi foto sin una bola de turistas alrededor y… lo logramos!!!

Museo de historia natural

Jajajaja después de obtener el preciado premio, ahora sí nos dedicamos con más calma a ver las demás piezas de arte, no todas pues es un lugar inmenso, pienso que se requiere más de un día para verlo completo y a todo detalle, pero lo que vimos fue hermoso! De ahí salimos y cruzamos por Central Park para ir hacia el Museo Americano de Historia Natural, antes de entrar comimos algo rápido en un Deli ubicado atrás de museo, sería el hambre que traíamos pero nos supo a gloria!

Strawberry fields

Ahora sí, con la barriga contenta procedimos a entrar al Museo, ya había bastante gente y sobretodo muchos niños, nos fuimos directo a la sala de los dinosaurios y luego nos tocó ver una proyección en la pantalla imax del planetario; salimos y caminamos por la acera del Central Park hacia la 5ta avenida, vimos El Plaza, la tienda Apple, entramos a FAO Schwarz y claro que me tomé la foto con el soldadito!!

FAO

Día Cinco: Este día lo dejé libre de planes, temprano salimos hacia Katz Delicatessen para desayunar un rico sándwich de pastrami, muy rico y bastante sustancioso, este desayuno nos dio energías para toda la mañana y parte de la tarde; luego fuimos a caminar sin rumbo fijo y aprovechamos para hacer algunas compras pequeñas, al atardecer fuimos hacia el Top of the Rock y disfrutamos ahora sí, la vista nocturna desde las alturas, realmente bello!!

Día Seis: Salimos de Battery Park en el ferry hacia la estatua de la libertad, ahí bajamos y dimos un recorrido alrededor de la misma, nuestro ticket no incluía entrada al pedestal ni a la corona pero igual fue hermoso visitar la isla, luego tomamos el ferry hacia la Ellis Island y desayunamos rápidamente antes de empezar el Hard Hat Tour, es un recorrido por el antiguo hospital de la isla Ellis en donde daban tratamiento médico a los inmigrantes que lo requerían y que lo podían pagar.

Estatua

Este recorrido me encantó pues actualmente hay una exposición de fotografías de un artista llamado JR y son muy impactantes en conjunto con los lugares en los cuales decidió colocarlas, el tour es en inglés pero leyendo previamente un poco de qué se trata no se pierde uno, además de que el lugar es muy fotografiable, bueno a mí me gusta un poco eso de los lugares abandonados, habrá a quien no le llame esto la atención.

Al finalizar el tour visitamos el museo de la inmigración, solicitamos la audioguía gratuita en español y recorrimos el lugar. Dejamos la isla Ellis para llegar a Battery Park y caminamos hacia la zona cero, contemplamos el memorial y entramos al museo del 9/11, también habíamos bajado previamente la aplicación con la audioguía en español e hicimos el recorrido, un lugar muy conmovedor. Después de ahí pasamos por la Trinity Church, me encantó esta iglesia con su cementerio al lado y las lápidas antiquísimas rodeadas de preciosos tulipanes rojos y amarillos, fuimos hacia el Charging Bull, el NYSE, el Federal Hall y de regreso oh no! nos topamos con Century 21, entramos e irremediablemente salimos con algunas bolsas, ni hablar jejeje.

Día Siete: Este fue el último día, entregamos la habitación y dejamos las maletas encargadas para regresar más tarde por ellas (no nos cobraron por esto, creo que algunos hoteles sí lo hacen).

Nos dedicamos a pasear sin rumbo fijo, fuimos al Rockefeller Center y de paso aprovechamos para comprar estampillas y enviar unas postales a la familia ya que ahí mismo hay una oficina de servicio postal, caminamos hacia la Catedral de San Patricio y seguimos sobre la 5ª hacia el uptown hasta que llegamos a Tiffany´s!! y bueno, ya estando ahí teníamos que entrar y después de ver maravillas subimos al tercer piso donde mi dulce esposo, después de ver mis pupilas dilatadas de observar tanta cosa hermosa, me animó escoger un detallito y así salí orgullosa y llena de felicidad con mi pequeña bolsa azul  (Si no fuera por tu blog, no habría sabido que había una planta con piezas más asequibles, gracias Nuria!).

Fuimos a Macy´s, luego a Times Square, más tiendas, Bryant Park de nuevo, ya sólo dábamos vueltas intentando aprovechar nuestros últimos momentos y tratando de asimilar todo. Finalmente, fuimos por nuestras maletas y nos fuimos al aeropuerto en metro!!

Hasta pronto Nueva York!!

Con cariño, Judith”

Un besazo Judith, gracias de nuevo por participar y ¡Viva México!

Y vosotros que estáis leyendo… Si habéis viajado a Nueva York y os apetece compartirlo con nosotros, por favor, escribirme a nuria@mynewyorkblog.com

Gracias por leernos

ard para viajes ilimitados por 7 días (fue una de las mejores compras pues le dimos un uso bárbaro!) y nos dirigimos hacia el Teatro Apollo en Harlem, como era miércoles ya habíamos comprado con antelación entradas para el espectáculo de la Noche Amateur, la cual es legendaria pues es una competencia de talentos y el público es el que decide al ganador, es muy divertido, sobretodo porque se ve a las señoras afroamericanas bailando muy a su estilo, el DJ poniendo el ambiente y las ocurrencias del anfitrión. De este concurso salieron talentos como Jimi Hendrix, Los Jackson 5, Ella Fitzgerald, Aretha Franklin, James Brown, Stevie Wonder, Mariah Carey y un largo etc.

Día Dos: Tomamos un segundo tour con We Plann, esta vez el de los contrastes de Nueva York, igualmente a bordo de una vagoneta paseamos por el Bronx, Queens y Brooklyn, pasamos por el barrio griego de Astoria, Williamsburg y al terminar el tour pasamos a comer una pizza en Grimaldi’s.

Después de ahí regresamos caminando por el puente de Brooklyn, con paso lento, disfrutando la vista y tomando muchas fotografías, al bajar del puente del lado de Manhattan vimos un espectáculo callejero de un grupo de impresionantes afroamericanos bailando breakdance y haciendo saltos increíbles.

Puente de Brooklyn

De ahí fuimos al Washington Square Park, descansamos un poco y contemplamos la vida cotidiana de los universitarios y muchas mamás con sus niños en el parque, igual los perros con su espacio destinado sólo a ellos, de ahí nos fuimos a la zona del Meatpacking para tomar el barco de Circle Line Sightseeing (La primera de las atracciones de nuestra cuponera New York City Pass) y tuvimos la oportunidad de disfrutar vistas maravillosas del skyline y de la estatua de la Libertad, al atardecer. Al terminar caminamos hacia Times Square.

Día Tres: Salimos temprano del hotel hacia el Empire State Building, las vistas uff!! Después de ahí nos dirigimos hacia la Grand Central Terminal, maravillosa! Ya habíamos bajado la aplicación para escuchar la audioguía en español y recorrimos los lugares ahí señalados, también fue lindo ver el ir y venir de la gente en sus rutinas cotidianas mezclados con los turistas como nosotros embobados viendo el techo, las ventanas, las arañas colgantes, el reloj, etc.

Ahí aprovechamos para desayunar, hay mucha oferta de alimentos. Salimos hacia la New York Library, otro edificio hermoso, ahí pedimos una audioguía gratuita en español e igualmente la recorrimos escuchando las explicaciones de las salas, vimos a los peluches originales que inspiraron la historia de Winnie The Pooh!

Al salir descansamos un poco mientras disfrutábamos el clima y las vistas en el Bryant Park. Para estas horas ya no aguantábamos los pies de tanto caminar, queríamos seguir pero nuestros pies ya no daban para más, así que vi frustrada mi intención de hacer la segunda subida al Empire State al anochecer y no tuvimos más remedio que regresar al hotel para descansar, esto me hizo sentir muy frustrada pues yo quería aprovechar al máximo pero el cuerpo nos lanzaba otra señal y era que ya no podía más, en ese momento comprendí lo que la gente que ya había ido a Nueva York decía: “Vas a caminar mucho, mucho” Y sí, es en serio!!!!

Día Cuatro: Día de museos, salimos temprano y nos dirigimos hacia el Metropolitan Museum of Art, mi sueño era ver el Templo de Dendur, llegamos antes de que abrieran a eso de las 9:30 am y éramos los terceros de la fila, mientras esperábamos le explicaba el plan a mi marido cual jugada de fútbol americano, el objetivo era entrar a toda velocidad y encontrar el Templo de Dendur, quería mi foto sin una bola de turistas alrededor y… lo logramos!!!

Museo de historia natural

Jajajaja después de obtener el preciado premio, ahora sí nos dedicamos con más calma a ver las demás piezas de arte, no todas pues es un lugar inmenso, pienso que se requiere más de un día para verlo completo y a todo detalle, pero lo que vimos fue hermoso! De ahí salimos y cruzamos por Central Park para ir hacia el Museo Americano de Historia Natural, antes de entrar comimos algo rápido en un Deli ubicado atrás de museo, sería el hambre que traíamos pero nos supo a gloria!

Strawberry fields

Ahora sí, con la barriga contenta procedimos a entrar al Museo, ya había bastante gente y sobretodo muchos niños, nos fuimos directo a la sala de los dinosaurios y luego nos tocó ver una proyección en la pantalla imax del planetario; salimos y caminamos por la acera del Central Park hacia la 5ta avenida, vimos El Plaza, la tienda Apple, entramos a FAO Schwarz y claro que me tomé la foto con el soldadito!!

FAO

Día Cinco: Este día lo dejé libre de planes, temprano salimos hacia Katz Delicatessen para desayunar un rico sándwich de pastrami, muy rico y bastante sustancioso, este desayuno nos dio energías para toda la mañana y parte de la tarde; luego fuimos a caminar sin rumbo fijo y aprovechamos para hacer algunas compras pequeñas, al atardecer fuimos hacia el Top of the Rock y disfrutamos ahora sí, la vista nocturna desde las alturas, realmente bello!!

Día Seis: Salimos de Battery Park en el ferry hacia la estatua de la libertad, ahí bajamos y dimos un recorrido alrededor de la misma, nuestro ticket no incluía entrada al pedestal ni a la corona pero igual fue hermoso visitar la isla, luego tomamos el ferry hacia la Ellis Island y desayunamos rápidamente antes de empezar el Hard Hat Tour, es un recorrido por el antiguo hospital de la isla Ellis en donde daban tratamiento médico a los inmigrantes que lo requerían y que lo podían pagar.

Estatua

Este recorrido me encantó pues actualmente hay una exposición de fotografías de un artista llamado JR y son muy impactantes en conjunto con los lugares en los cuales decidió colocarlas, el tour es en inglés pero leyendo previamente un poco de qué se trata no se pierde uno, además de que el lugar es muy fotografiable, bueno a mí me gusta un poco eso de los lugares abandonados, habrá a quien no le llame esto la atención.

Al finalizar el tour visitamos el museo de la inmigración, solicitamos la audioguía gratuita en español y recorrimos el lugar. Dejamos la isla Ellis para llegar a Battery Park y caminamos hacia la zona cero, contemplamos el memorial y entramos al museo del 9/11, también habíamos bajado previamente la aplicación con la audioguía en español e hicimos el recorrido, un lugar muy conmovedor. Después de ahí pasamos por la Trinity Church, me encantó esta iglesia con su cementerio al lado y las lápidas antiquísimas rodeadas de preciosos tulipanes rojos y amarillos, fuimos hacia el Charging Bull, el NYSE, el Federal Hall y de regreso oh no! nos topamos con Century 21, entramos e irremediablemente salimos con algunas bolsas, ni hablar jejeje.

Día Siete: Este fue el último día, entregamos la habitación y dejamos las maletas encargadas para regresar más tarde por ellas (no nos cobraron por esto, creo que algunos hoteles sí lo hacen).

Nos dedicamos a pasear sin rumbo fijo, fuimos al Rockefeller Center y de paso aprovechamos para comprar estampillas y enviar unas postales a la familia ya que ahí mismo hay una oficina de servicio postal, caminamos hacia la Catedral de San Patricio y seguimos sobre la 5ª hacia el uptown hasta que llegamos a Tiffany´s!! y bueno, ya estando ahí teníamos que entrar y después de ver maravillas subimos al tercer piso donde mi dulce esposo, después de ver mis pupilas dilatadas de observar tanta cosa hermosa, me animó escoger un detallito y así salí orgullosa y llena de felicidad con mi pequeña bolsa azul  (Si no fuera por tu blog, no habría sabido que había una planta con piezas más asequibles, gracias Nuria!).

Fuimos a Macy´s, luego a Times Square, más tiendas, Bryant Park de nuevo, ya sólo dábamos vueltas intentando aprovechar nuestros últimos momentos y tratando de asimilar todo. Finalmente, fuimos por nuestras maletas y nos fuimos al aeropuerto en metro!!

Hasta pronto Nueva York!!

Con cariño, Judith”

Un besazo Judith, gracias de nuevo por participar y ¡Viva México!

Y vosotros que estáis leyendo… Si habéis viajado a Nueva York y os apetece compartirlo con nosotros, por favor, escribirme a nuria@mynewyorkblog.com

Gracias por leernos,

LAS 10 TIENDAS QUE NO TE PUEDES PERDER EN NUEVA YORK
-GRATIS POR SUSCRIBIRTE AL BLOG-