Intercambio de casas. Segunda parte


Intercambio de casas. Segunda parte

En el último post os hablaba de mis experiencias con el intercambio de casa. Os decía que hay que tener en cuenta que no es una tarea sencilla porque mucha gente ni siquiera contesta a las propuestas.

Pero las ventajas que ofrece compensan al esfuerzo que tienes que hacer para llegar a un acuerdo. Estas son las que yo le encuentro:

– Te ahorras el dinero del alojamiento, que dependiendo de dónde vayas puede ser bastante. Esta ventaja es obvia y es lo que en principio nos hizo dar el paso, pero luego te das cuenta de que tiene muchas más.

– Al alojarte en una casa en la que vive gente,  está perfectamente acondicionada para tu estancia. No te pasa como en algunas casas de alquiler que están muy limitadas en cuanto a menaje, ropa de hogar o que tienen colchones en mal estado.

– Poder cocinar en casa te ahorra un dineral en comidas (nosotros solemos hacer la comida fuera y desayuno-cena en casa)

– Si viajas con niños y eliges una casa en la que también vivan niños podrás utilizar sus tronas, cunas, juguetes…y viajarás más ligero de equipaje.

– Vives tu viaje como un local, comprando en su supermercados, comiendo es los restaurantes a los que suelen ir…

– Normalmente recibes bastante información de tu anfitrión acerca del barrio o la ciudad que visitas. Hasta ahora las recomendaciones siempre han sido buenas, hay que tener en cuenta que es un local el que te las proporciona.

– Puedes hacer amistad con personas de todo el mundo. Nosotros seguimos en contacto con la familia californiana.

Pero como te decía antes, organizar un intercambio requiere de tiempo y un poco de dedicación. Te dejo algunos consejos para que tu intercambio sea un éxito.

Elige la página o páginas en la que vas a inscribirte. Encontrarás muchas en internet. Algunas de pago y otras gratuitas. Como te decía en el anterior post, yo me inclino más por las que tienes que pagar una cuota porque entiendo que el interés de la persona que paga es más real. Nosotros nos decantamos por www.intercambiocasas.com

– Intenta describir tu casa o tu barrio de manera precisa. Que las personas que lo lean puedan hacerse una idea de lo que se van a encontrar. Describe cada instancia de tu casa con minuciosidad, cuenta si estás dispuesto a intercambiar tu coche y si es así pon la marca y el modelo. Cuénta dónde está situado tu barrio y a qué distancia está de los sitios de interés. También los servicios que puedes encontrar en él (supermercados, restaurantes, centros médicos…).

Sube fotos de tu casa, intenta que sean lo más fieles posibles a la realidad (hazlo cuando la casa esté recogida, igual esto te parece obvio pero he visto fotos de alguna casa en la que parecía haber pasado un huracánSurprised)

– Completa la información personal y pon una foto de tu familia. A todos nos gusta poner cara a las personas que vamos a alojar.

– Una vez inscrito y completados los datos es el momento de empezar a buscar tu casa de vacaciones:

  • Comienza la búsqueda con tiempo pero tampoco con demasiado. Yo creo que con 6 meses es suficiente si buscas un destino de larga distancia y 3 meses si es un destino más cercano (Europa o la propia España). También hay intercambios de última hora para los rezagados.
  • Envía muchas propuestas, no vayas de una en una porque como te decía, muchos no te contestan y te eternizarías.
  • No te cortes si la casa te parece mejor que la tuya. Mucha gente mira más la ubicación que la propia casa. Alucinarías las pedazo de casas que nos han ofrecido a cambio de nuestro pisito.

 

intercambio de casas 2

Esta era la súper mansión de Cameron Díaz. Alucinada se quedó Kate Winslet cuando se dió cuenta de lo bien parada que había salido en el intercambio.

  • Siempre que puedas no envíes fechas concretas para el viaje, es complicado que a la otra persona le encajen las mismas fechas. Manda algo más genérico tipo: durante el mes de julio o durante la navidad.
  • Si tu casa es una segunda vivienda especifica en tu perfil si puedes hacer intercambios no simultáneos. O si con tu primera vivienda también puedes hacerlo, ponlo.
  • Si tu destino es Nueva York puede que tengas suerte y lo consigas a la primera…pero si no es así, inténtalo, puede que lo consigas (yo por ahora no lo he hecho). Seguramente tengas más oportunidades si vives en un sitio con mar (si quieres intercambiar en verano).

Pero no sólo serás tú el que proponga, ya verás como te llegarán un montón de propuestas de todo el mundo. A nosotros nos han escrito desde Canadá, Méjico, Argentina, Holanda, Francia, Italia, Sudáfrica, Australia, Grecia… e incluso de España. No veáis la pena que da tener que decir que no.

Por último quería hablaros del los contras del intercambio de casa. Los que yo he sufrido hasta ahora van más relacionados con la propia búsqueda que con el intercambio en sí.

Lo que os contaba de que hay personas que no tienen la deferencia de contestar a las propuestas, otros que te proponen un intercambio y luego son ellos los que dicen que no, otros que dicen que sí a tu propuesta y luego no vuelven a dar señales de vida. Esto es lo que me enfada de los intercambios.

Respecto al propio intercambio, por ahora no he tenido ningún problema. Pero creo que lo que puede provocar malestar es que un desconocido entre en tu casa. Esa sensación no la he sentido en ninguno de los intercambios hasta el momento. Siempre he pensado en que son amigos que vienen a pasar unos días. El intercambio se basa en la confianza mutua, piensa que ellos están en tu casa pero tú estás en la suya. A ambos os interesa ser respetuosos. Pero si la desconfianza te va a hacer no disfrutar, no te recomiendo el intercambio.

Dejo para otro día algunos consejos para llevar a cabo el intercambio una vez que ya habéis llegado a un acuerdo.

¿Habéis hecho alguna vez un intercambio de casa? ¿lo haríais?

Si quieres viajar ahorrándote el alojamiento y te decides a probar el intercambio de casa, aquí tienes el vínculo para registrarte. Desde hace poco soy afiliada de su web (después de escribir este artículo) por lo que cuando te registres desde aquí recibiré una pequeña comisión que me ayudará con los gastos del blog. Prometo que seguiré siendo tan imparcial como hasta ahora al tratar este tema y os contaré mis experiencias tal como las viva, con lo bueno y lo malo ¡Mil gracias!


Gracias por leerme,

LAS 10 TIENDAS QUE NO TE PUEDES PERDER EN NUEVA YORK
-GRATIS POR SUSCRIBIRTE AL BLOG-

About the Author:

Soy Nuria Moreno, madrileña y con un trocito de mi corazón en Nueva York. ¡Escríbeme!nuria@mynewyorkblog.com

8 Comments

  1. Mª José 6 Abril, 2014 at 18:22 - Reply

    Hola, Nuria.

    Yo quedé impactada con la película The Holiday (por el aspecto aventurero y romántico), y cuando me enteré que se había basado en la web real http://www.intercambiocasas.com, me inscribí con mucho entusiasmo. No era por entonces una apasionada de los viajes, y solo viajaba de vez en cuando, quizá una vez al año o cada dos años, pero sí que me atraía esa aventura de intercambiar casa. Por las historias que leía en la web, la gente repetía una y otra vez la experiencia, así que estaba convencida de que me gustaría. Se lo comenté a mi padre (quería saber su opinión por si yo iba a hacer una locura), e inmediatamente él puso a mi disposición una segunda vivienda que él tenía en Valencia capital. Gracias, papá.

    Mi primera búsqueda fue Nueva York, allí tenía muchas ganas de ir. Envié muchas propuestas (a casas sin animales y no fumadores) , pero ninguna cuajaba. Como tú comentas, algunas ni contestaban.
    Una mañana de abril de 2009, cuando leí mi correo, tenía una propuesta escrita en muy buen español de una chica americana de padres coreanos, y de mi edad, que tenía a su novio estudiando español en Valencia. Él vivía en un piso compartido con otros estudiantes. Así que nos pusimos de acuerdo muy fácilmente y fue un intercambio no simultáneo.

    Su apartamento estaba en la calle 56, entre la 7ª y la 8ª avenida. ¡Fabuloso!. Allá nos fuimos mi marido y yo, con la suerte de encontrar billete de avión ida y vuelta, vuelo directo Valencia-Nueva York por 295 euros a finales de agosto. ¡Increíble!

    Me llevé el portátil. Allí, la chica me dejó acceso a Internet (usaba mi portátil frente a la ventana y me sentía Carrie Bradshaw en “Sexo en Nueva York”); dos bicis (rodamos por Central Park); teléfono fijo con llamadas gratis a teléfonos fijos en España con la autorización de llamar a mis allegados; hasta una wii (¡que por supuesto no usé estando en Manhattan…..!) El apartamento no tenía lavadora, y había que bajar al sótano del edificio, donde estaban las lavadoras y secadoras comunitarias.¡¡¡¡Guau!!!! De película…..

    Íbamos andando a muchos sitios. Y el segundo de los diez días que estuvimos, fuimos a un concierto totalmente en español homenaje a Polito Vega, en el Madison Square Garden, donde actuaron Paulina Rubio, Enrique Iglesias, Fanny Lu, David Bisbal, Juanes, Alejandro Sanz, Laura Pausini, Luis Fonsi, Cristian Castro, Don Omar, Gloria Trevi, y alguien más que me dejo en el tintero. ¡Qué nivel para un segundo día!

    Otra cosa que me sorprendió gratamente fue la posibilidad de comprar tarrinas de fruta pelada y troceada, en supermercados, en tiendas y en puestos callejeros, listo para llevar, así como los zumos recién exprimidos.

    Las compras en Manhattan, de ropa de marca y accesorios, mucho más baratas que en España. Y allá donde íbamos, alguien hablaba español, aprendido en casa, o estudiado (que tiene mucho mérito). ¡Qué grandeza la del idioma español! Un inconveniente en las tiendas: ¡qué frío! Yo tenía que abrigarme en pleno agosto para entrar en los grandes almacenes.

    Bueno, nuestro viaje a Nueva York fue AMAZING. ¡¡¡Gracias, Regina!!!

    Y gracias, Nuria, por permitirme contar todo esto en tu blog.

    • admin 7 Abril, 2014 at 13:03 - Reply

      Gracias a ti Mª José, has explicado tan bien tu experiencia en Nueva York y el intercambio de casa. El apartamento no podía estar mejor situado ¡qué suerte! No me extraña que te sintieras Carrie 🙂

      Toda la razón con el tema del aire acondicionado en verano ¡es una auténtica locura! en la calle te mueres de calor y cuando entras es el Polo Norte.

      Muchas gracias de nuevo por tu comentario.

      Un beso
      Nuria

  2. Rosa 9 Abril, 2014 at 14:37 - Reply

    Hola Nuria,

    me llamo Rosa y me ha pasado tu blog alguien que te quiere mucho y habla maravillas de tí.

    Estoy desde hace dos años intentando convencer a mi marido de las ventajas de intercambiar nuestra casa y espero que tus comentarios terminen por convencerlo. Voy a hacer un primer intento para este verano en Austria (Salzburgo) y espero que, si sale bien, el próximo año podamos ir los cuatro (tenemos dos niños de 3 y 7 años) a San Francisco.

    Pienso seguirte ya que el blog me parece buenísimo y en cuanto el pequeño crezca un poquito viajaremos a tu segunda ciudad.

    Un abrazo, seguimos en contacto

    Rosa

    • admin 10 Abril, 2014 at 20:52 - Reply

      Hola Rosa,

      ¡Qué bien que te hayas pasado por el blog! Sabes que mi marido al principio tampoco quería. No conocíamos a nadie que lo hubiera hecho y sólo ponía pegas…pero yo que soy muy lanzada y cabezota al final le convencí y hasta ahora estamos contentísimos.

      Nosotros también queremos ir a San Francisco. El año pasado cuando estuvimos en la Costa Oeste intentamos ir pero no nos cuadraban los días y preferimos dejarlo para otra ocasión.

      Y cuando preparéis el viaje a NY ya sabes que estoy aquí para lo que necesites. A los niños les va a encantar, ahí muchas cosas para hacer con ellos y unas jugueterías impresionantes.

      Muchísimas gracias por tu comentario. Un beso para toda la familia.
      Nuria

    • Mª José 1 Enero, 2015 at 11:57 - Reply

      Estaba releyendo este artículo, y estoy intrigada…
      Rosa, ¿cómo quedó tu intercambio de casa a Salzburgo? ¿Te fue bien y vas a seguir? ¡Cuéntanos, porfa!

      • admin 5 Enero, 2015 at 10:09 - Reply

        ¡Sí! estaría muy bien que nos contaras Rosa.

  3. Mª José 10 Abril, 2014 at 22:36 - Reply

    Ah, pues debe ser cosa de maridos, porque el mío tampoco quería, pero poco a poco le fue entrando el gusanillo. Ahora no viajamos de otra manera que no sea con intercambios, y así y todo él me va frenando porque yo no pararía…
    Una vez leí un comentario de una señora, que decía algo así: “comprar el pan en una tienda de otra ciudad ya es una fiesta para mí”. Así lo siento yo, vivir temporalmente en otra ciudad ya es emocionante para mí, y en todas partes hay mucho que ver y hacer. Tenemos ya pactados dos: uno a Londres (una semana) y otro a Amsterdam (una semana).
    Happy holiday!!

    • admin 11 Abril, 2014 at 08:25 - Reply

      ja,ja,ja ¡Ay los maridos! ¡Qué desconfiados! Te pasa como a mí, que no tengo freno…pero la realidad es que el dinero y las vacaciones no dan para más 🙂

      ¡Qué razón tiene esa mujer en su comentario! Es verdad que hay veces que no es necesario visitar un monumento o un gran museo para sentirte feliz cuando viajas. Simplemente con pasear por las calles y contemplar a la gente es suficiente…sobre todo en Nueva York.

      ¡Pedazos de intercambios que vais a hacer! Dos ciudades que me encantan y a las que me gustaría llevar a Nora algún día. Amsterdam lo veo más sencillo porque ya hemos tenido un par de propuestas pero Londres…es uno de esos destinos hueso que se me resisten en el intercambio como Nueva York.Un beso.Nuria

Leave A Comment