El paseo más dulce de Nueva York

¿Os gusta el dulce? Entonces seguid leyendo…

¿No os gusta el dulce? Entonces seguid leyendo también…

No es una trampa, lo prometo  Es que en este artículo voy a hablaros de tres lugares de Nueva York en los que disfrutar del dulce. Pero es que además son sitios que aunque no vayáis a comprar nada merecen una visita por su originalidad.

Y lo bueno es que están muy cerquita unos de otros, por eso he titulado el artículo «El paseo más dulce de Nueva York».

Los tres están en la frontera entre el Midtown y el Upper East Side (parte norte de Manhattan), muy próximos al Teleférico que va a Roosevelt Island.

Así que si pensáis disfrutar del paseo en teleférico (gratis si tenéis la MetroCard de viajes ilimitados), os recomiendo que a la vuelta visitéis alguno de los lugares de los que os voy a hablar (o todos si os encanta el dulce como a mí).

Lo que vais a encontrar en este artículo

Dylan’s Candy Bar

Empezamos por Dylan’s Candy Bar, la tienda de chuches más famosa de Nueva York, que es el sueño cumplido de una rica y sofisticada chica de Manhattan.

Esa chica es Dylan Lauren, propietaria de Dylan’s e hija del diseñador de moda Ralph Lauren. Cuenta Dylan que cuando era pequeñita en lugar de jugar a diseñar vestidos como papá, ella se divertía creando cuadros con golosinas de colores (en la tienda hay un retrato de Dylan hecho con chucherías).

Y es que desde que con 6 años vio la película Willy Wonka, con sus ríos de chocolate y árboles de piruleta, soñaba con crear su propio mundo de golosinas ¡Y vaya si lo ha conseguido! (quizás ayudada un poquito por papá Ralph )

En Dylan’s Candy Bar ofrecen más de 7000 tipos de dulces diferentes ¡una auténtica pasada! Por mucho que lo intentemos no nos daría la vida para probarlos todos, moriríamos antes por una hiperglucemia 

Yo no he probado las chucherías porque no me van mucho (de niña me obsesioné con las fresitas rellenas de nata y acabé empachada, con una muela menos y la hucha vacía ). Lo que sí he probado son algunos de sus chocolates y están muy ricos.

Pero para mí lo mejor de la tienda no son las golosinas en sí sino la decoración. Es una tienda preciosa repleta de color, con un diseño muy bien pensado y un olor que te pone de buen humor, y te engorda, nada más entrar por la tienda 

En Dylan’s Candy Bar, además de los dulces de los que os hablaba, también venden otros artículos como camisetas, peluches, bolsos, recipientes para las chuches (hay que aprovechar el tirón, claro está). Así que quizás encontréis aquí un regalo original para llevar a algún familiar o amigo goloso.

En Manhattan Dylan tiene dos tiendas. La más grande es la del Upper East Side pero hay otra tentación chuchera en Union Square (por si os pilla más cerca de vuestra ruta).

Además, en la del Upper East Side tienen un café restaurante tan bonito y colorido como el resto de la tienda. En su menú no sólo ofrecen dulces, también sirven ensaladas, sándwiches, hamburguesas… (aquí podéis verlo). Admiten reservas por si queréis aseguraros el sitio.

Os estaréis preguntando por los precios…pues tengo que deciros que no es una tienda barata (seguro que lo imaginabais). Pero no tanto como para no daros un caprichito azucarado 

1011 Third Ave (con la 60th St.)

 33 Union Square West

www.dylanscandybar.com

Serendipity 3

Siguiendo con el paseo por el lado más dulce de Nueva York llegamos a Serendipity 3, un restaurante que lleva funcionando con éxito desde 1954.

Serendipity 3 es un lugar pequeño y con una decoración peculiar (algunos la definen como cargante). A mí me parece interesante y entretenida, no te aburres mirando de un lado a otro. Mesas de mármol, lámparas Tiffany de colores, mariposas…forman parte de esa especial decoración.

La estrella de la carta de este restaurante son los postres, especialmente el Frrrozen Hot Chocolate, una delicia para los amantes del chocolate. Pero también ofrecen opciones saladas para comer y cenar (la comida es normalita). Aquí podéis ver la carta completa con los precios.

Mi recomendación es que vayáis a merendar para que podáis probar los postres, que es lo que merece la pena de este restaurante, sin gastaros una millonada. Tened en cuenta que son grandes, así que podéis compartirlos sin problema.

Eso sí, es mejor que reservéis porque suele haber cola para entrar, sobre todo a la hora de la merienda.

Pero lo que a mí me motivó a visitar este restaurante no fue ni la fama de sus postres ni su curiosa decoración, sino que fue el cine.

¿Habéis visto la película Serendipity (2001)? Esa en la que John Cusack y Kate Beckinsale se conocen por casualidad en el centro comercial Bloomingdale’s.

Pues en esta peli los protagonistas disfrutan juntos de un postre en Serendipity 3 momentos después de conocerse. En esa escena kate le cuenta a un atractivísimo John Cusack el significado de la palabra serendipia (que le da nombre a la peli y al restaurante).

Voy a haceros un poquito de spoiler para contaros lo que significa porque estoy segura de que os va a gustar y además no desvela nada de la trama.

Serendipia es, según la RAE, un hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual. En mis palabras: algo chulo que sucede por casualidad ¿bonito verdad?

Por ejemplo, los descubrimientos de la penicilina y de América fueron dos pedazos de serendipias 

 225 East 60th St

 www.serendipity3.com

Serendipity 3
Foto de Tif Pic (Flickr)

Sprinkles Cupcakes

Llegamos al final de nuestro particular paseo por el lado más dulce de Nueva York. Aquí nos encontramos con Sprinkles Cupcakes.

Se trata de una tienda de cupcakes (magdalenas) que se ha hecho famosa porque en su fachada exterior tiene un cajero automático que expende cupcakes ¿Original, verdad?

Funciona igual que los cajeros que dan dinero: metes la tarjeta, seleccionas lo que quieres y al momento el producto sale por un lateral del cajero.

Los cupcakes de Sprinkles se expenden tiernos y están súper ricos. Por lo menos a mí me lo parece…pero es que yo no soy muy objetiva con esto porque me encantan todos los bollos (disfruto igual de los de pastelería que de los de Dulcesol o Hacendado ). Así que tendréis que probarlos vosotros y contadme después.

 780 Lexington Avenue

 www.sprinkles.com

Termino este dulce paseo neoyorquino con hambre y con unas ganas locas de volver a Nueva York ¿Vosotros también?

¿Conocéis alguno de estos templos del dulce? ¿Los recomendáis? Dejad vuestros comentarios más abajo 

Gracias por leerme,

 

¡Acompáñame en redes sociales!

 

Te pueden interesar
¡Comparte el artículo en tus redes si te ha gustado!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Categorías Comer

4 comentarios en “El paseo más dulce de Nueva York”

Deja un comentario

Responsable: Nuria Moreno Martín Finalidad: gestionar los comentarios del blog Legitimación: es tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de My New York Blog) dentro de la UE (ver política de privacidad de Webempresa). Para más información consulta mi Política de Privacidad