El viaje de Mayela y lo que Nueva York le regaló

Cada vez que me escribís para contarme vuestra historia en Nueva York lo recibo como un regalo. Y es que realmente lo es. Que seáis tan generosos de dedicar vuestro tiempo a escribir lo que habéis vivido en la ciudad y después queráis compartirlo con el resto de lectores del blog es algo que no sé cómo agradeceros (si se os ocurre algo me lo decís ).

Dicho esto, tengo que confesaros que esta historia me llegó especialmente. Ahora leeréis el motivo que no quiero haceros spoiler.

¡Qué disfrutéis de la historia de Mayela en Nueva York!

“Mi nombre es Mayela Flores Blásquez de México y me gustaría contarte mi historia en Nueva York porque también tiene mucha magia.

Al igual que la mayoría de los que amamos Nueva York, fue gracias a las películas y series norteamericanas que conocimos tan deseado lugar. Yo siempre decía que Nueva York me seguía porque la mayoría de las películas que me gustaban tenían alguna referencia a la Gran Manzana.

Un día a finales de 2011, una amiga me invitó a participar en un concurso que lanzó una aerolínea mexicana, el cual consistía en encontrar en su página web pistas sobre los destinos a los que viajaba dicha empresa.

Para no hacerte el cuento largo, ganamos, y el premio consistía en boletos de avión, viaje redondo hacia el destino que eligiéramos en México o Estados Unidos.

Mi amiga me preguntó que qué me parecía si escogíamos Nueva York ya que ella no lo conocía y además propuso que fuese en Enero porque era su cumpleaños, a mí la verdad la fecha me daba igual siempre y cuando pudiera visitar mi tan amado Nueva York.

Lo curioso de todo, es que el equipo estaba formado por 5 personas, y finalmente yo fui la única que pudo viajar, pero no lo hice sola, ya que me acompañó mi novio.

Recuerdo que nuestro vuelo llegó en la noche y a las 11 pm íbamos muy valientes en el metro de Nueva York para dirigirnos al Hotel 31, el cual como su nombre lo indica,  se ubica en la calle 31 entre Lexington y Park Avenue. Las habitaciones eran pequeñas, pero estaban limpias y la ubicación del hotel es muy buena.

Compramos el NY Pass, lo cual nos permitió entrar a diversos museos y atracciones como el MoMA, el MET, Empire State, el Museo de Madame Tussauds, en ese entonces estaba la exposición sobre el cuerpo humano y también fuimos.

Aprovechando el pase, nos subimos al camioncito Hop on Hop off y recorrimos parte del Upper West Side, Harlem y Greenwich Village.

En el MET como mi esposo es muy detallista con las obras de arte, lo dejé a que apreciara con calma cada obra mientras yo me adelantaba y quedamos de vernos en la exposición de Egipto 1 hora después… sólo que no contábamos con que esa exposición era inmensa y nos tardamos más de 1 hora en encontrarnos.

También conocimos una parte de Central Park; aunque salí huyendo al ver una rata…

Todavía tuvimos la oportunidad de visitar FAO Scwharz con el teclado gigante de la película de Tom Hanks “Quisiera ser grande”.

Subimos al Empire State, lo cual lo hicimos en la noche y eso nos permitió pasar sin filas, la vista era impresionante aunque hacía mucho viento.

Cuando fuimos a la Estatua de la Libertad, no pudimos subir a la corona porque estaba cerrada.

Paseamos por la quinta avenida, Times Square, Financial District, Rockefeller Center, Catedral de San Patricio

Pero lo mágico de esta historia, es que llevábamos muchos años intentando tener un bebé y nomás no pasaba nada.

Nos sometimos a tratamientos médicos, nos hicieron muchas pruebas sólo para concluir que estábamos sanos, por lo tanto decidimos dejarlo por la paz y esperar a que llegara nuestro Santiago (porque ya hasta nombre teníamos) cuando él quisiera.

Cuando visitamos el Hard Rock Café de Nueva York, vi un pañalero o camiseta para bebé que decía My First T- Shirt y le comenté a mi novio que lo compráramos y él me dijo que no, que era muy cruel comprar algo para alguien que todavía no llegaba, a lo que respondí que deberíamos de tener fe.Total, que no compramos la camisetita (cosa que después me arrepentí) y nos regresamos a México. Sólo estuvimos 3 días completos en Nueva York con 2 de viaje.

Y lo mágico de Nueva York, es que efectivamente nos fuimos 2 y nos regresamos 3. Sabía que esa ciudad tenía algo para mí, pero no esperaba que fuese lo que más amo en esta vida: mi hijo.

P.D. Un amigo visitó NY unos meses después y nos trajo la playera para Santi que no compramos en esa ocasión”.

Una historia preciosa ¿verdad? Y Santi para comértelo con esa carita de neoyorquino precioso 

Mayela, quiero darte unas ENORMES GRACIAS por compartir esta vivencia tan personal con nosotros. Un abrazo para los tres.

¿Quién se anima a ser el siguiente en participar en esta sección del blog? Os estoy esperando…podéis escribirme a nuria@mynewyorkblog.com o dejad un comentario más abajo   y yo me pongo en contacto con vosotros.

Gracias por leernos,

 

¡Acompáñame en redes sociales!

 

Te pueden interesar
¡Comparte el artículo en tus redes si te ha gustado!
  • 57
  •  
  •  
  •  
  •  
Categorías NY y tú

6 comentarios en “El viaje de Mayela y lo que Nueva York le regaló”

  1. Que historia más bonita! Después de tiempo buscando y que porfin lo consigais en Nueva York es que esa ciudad de verdad tiene magia. Para mi también es muy especial ya que mi actual marido me pidió que me casará con el allí en Central Park.
    Es una ciudad increíble!

Deja un comentario

Responsable: Nuria Moreno Martín Finalidad: gestionar los comentarios del blog Legitimación: es tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de My New York Blog) dentro de la UE (ver política de privacidad de Webempresa). Para más información consulta mi Política de Privacidad